Follow by Email

viernes, 19 de junio de 2009

SEÑALES


En nuestra vida cotidiana estamos rodeados de señales, signos y gestos que nos indican qué hacer, sin necesidad de la palabra. Asi sabemos que si el semáforo esta en rojo no debemos avanzar, que la doble línea amarilla en una calle doble mano indica prohibido el sobrepaso, que si nos levantan la mano extendida con la palma hacia fuera es señal de saludo, o el mismo pulgar levantado nos señala que todo esta bien.

En definitiva no solo conocemos los significados de estos signos, sino que además son inequívocos, hecho por el cual no intentamos reinterpretarlos o cuestionarlos.

Ahora bien, aún cuando somos capaces de registrar algunas de estas señales, nos sentimos en varios casos incapaces de reconocer el significado de tantas otras.

Nos sucede así que nos sentimos desconcertadas o impotentes ante una ausencia de un llamado telefónico, la no respuesta en tiempo “razonable” de un mensaje de texto o lo que es peor es aún la presencia incómoda e interminable de los silencios.

¿Como puede ser entonces que cuando estamos frente a un semáforo y se pone la luz en rojo sabemos que no debemos avanzar, pero cuando no nos contestan una llamada o nos dan una respuesta evasiva, pretendemos hacernos las desentendidas?

¿Como es posible que justifiquemos con excusas que ni nosotras mismas creemos actitudes que dan cuenta de un desinterés genuino y sincero, más claro que el agua?

Utilizamos frases tales como“ tal vez no tenga crédito, “ es posible que el mensaje no le llegara”, “ el problema es que es inseguro”, “ tiene miedo”, “ es su manera de quererme” o lo que es peor, nos preguntamos todo el tiempo si no lo estaremos “ presionando” o “ ahogando” con nuestros planteos, señal entonces de que “ necesitan espacio”, que es bueno que “ salga con los amigos para despejarse”.

Con el mayor de los respetos, no seamos tan estúpidas, y de una vez y para siempre ahorrémonos lagrimas innecesarias y sepamos darnos cuenta que ellos no son del tipo de los que todo hablan, y que muchas veces terminamos sorprendidas cuando en realidad vivíamos rodeadas de señales que nosotras mismas elegimos ignorar.

Será cuestión entonces que cuando nos lleguen las multas, nos hagamos cargo de nuestras propias deudas, ¿no les parece?

6 comentarios:

  1. siempre es una tragedia que los otros sean mas importante para uno de lo que uno lo es para ellos!!

    ResponderEliminar
  2. Leyendo tus palabras siento que a pesar de las diferencias que existen entre las personas, hay muchas cosas que tenemos en común...ésto de no ver o hacernos las desentendidas frente a las señales debe ser uno de esos factores comunes. Y en cuanto a tu planteo, yo pienso que siempre es más sencillo el camino de la negación, porque nos permite seguir en carrera, de otro modo, deberíamos admitir las derrotas, cosa que no es sencilla. Lamentáblemente, uno descubre después de muchos golpes que debería haber reaccionado antes y se hubiese evitado mucho de ese sufrimiento...pero también es cierto que ese tiempo actúa como anestesia y que cuando se decide terminar con el problema, ya el dolor disminuyó bastante.
    Estoy convencida de que las no respuestas a los mensajes, las respuestas evasivas, y todas esas "señales" son perfectamente interpretadas por quién las recibe, el tema pasa por el poco amor propio que tenemos, ya que permitimos, abriendole la puerta a la duda, que esa persona que "simplemente no te quiere" maneje los hilos de tu existencia....

    Muy buena la nota! besote! =0)

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Aiello. Que gran realidad plantea usted. Coincido con Sole en "Simplemente no te quiere" (vean esa película)y que uno ante eso, en varias oportunidades, por falta de amor propio uno sigue con la neurosis de Frontón (mirá como te hago el link, jejeje).
    Mi humilde opinió es, y lo hemos hablado muchas veces, que toda realidad por más exacta y palpable que sea, se ve mutilada de certezas al exponer nuestras existencias al famoso AMOR. Y seguimos pensando que vamos a ser la excepción....y siempre terminamos siendo regla. Es patología NORMAL y circunstancial que cuando uno ama no quiera perder, lo que deviene en una justificación crónica. Y nos embarcamos en el cuenta-gotas...y relegamos por permanecer...y apostamos a que nos retribuyan....y constantemente pretendemos ser ELEGIDOS. Y está mal este estado en que nos envuelve el AMOR? No. Y estoy convencido de eso. El AMOR es el estado más puro de una persona.Por otra parte las señales son resumenes, son agilizadores de tránsito, de saludos, de estados de ánimo. Yo sigo apostando a la PALABRA. Es muy fácil levantar la mano para expresar un ADIOS, pero hay que tener muchos huevos para decirlo. El que no dice, no arriesga. El que no arriesga, no juega. El que no juega, no existe. El que no existe, es no vive. Yo apuesto a verbalizar mis señales, a hacerlas claras, entendibles...inconfundibles. Cuando uno ama, necesita palabras reales, crudas y definitivas. Quien no te las pueda dar, seguramente es porque no se las pueda dar a él mismo o lo peor de todo, que no lo interesa dártelas.
    Hay que seguir intentando con la PALABRA señores...algo tan puro y determinante como la PALABRA.Si alguien realmente es merecedor de tu amor, es aquel que siente lo que dice, y dice lo que siente.
    Y yo no creo que seamos tan pelotudos... simplemente hay muchos pelotudos sueltos que nos enamoran, jejejeje

    Besotes, nena

    ResponderEliminar
  4. (Eee... bueno vamos solo con la ultima parte del largo y duro comentario...)

    Que bueno se pone este blog!!!... me encanta, y diga... ¿que paso con las fotos que tanto costo agregar???...

    En flan... con dulce!

    ResponderEliminar
  5. Cuando vemos semàforo rojo sabemos reconocer que ya fue, tenemos que parar y dejar que otro siga camino. Amiga deja de estar en amarrillo!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo! Que paso que no escribiste mas? Me gusta lo que publicaste...

    ResponderEliminar